foto-pisos-bancosConsultoría hipotecaria

Nuestros expertos abogados, economistas y técnicos asesoran previa y simultáneamente a la suscripción de préstamos o créditos hipotecarios. Este tipo de operaciones, por su duración e importancia,  deben ser estudiadas pormenorizadamente, de modo que controlamos  la legalidad, oportunidad y conveniencia de cada una de las operaciones de nuestros clientes.

Destacamos nuestro servicio de refinanciación y restructuración de deuda; un servicio imaginativo y potente que alberga soluciones más allá de lo habitual.

Defensa legal hipotecaria

A diario comprobamos cómo es posible la defensa jurídica en procesos de ejecución hipotecaria, obteniendo resultados muy positivos y satisfactorios para los intereses de nuestros clientes.

Defensa legal ejecución de préstamos y créditos sin garantía hipotecaria

Un altísimo porcentaje de este tipo de operaciones concluye en acuerdo judicial o extrajudicial; si ello no fuera posible, obtenemos los mejores resultados en función de la posición e intereses del cliente. La ley de Enjuiciamiento Civil, en consonancia con otras leyes sustantivas, nos permite plantear soluciones novedosas y altamente satisfactorias.

Productos hipotecarios de alto riesgo

Si ya de por sí un préstamo o crédito hipotecario son operaciones complejas, las entidades financieras comercializan desde hace algún tiempo un subgénero de contratos hipotecarios aún más complejos y no aptos para clientes minoristas, particulares comunes o pymes.

Hipoteca multidivisa

Una verdadera trampa para clientes minoristas y pequeñas y medianas empresas. Los riesgos de este instrumento financiero exceden de los propios de los préstamos hipotecarios a interés variable solicitados en euros. Al  riesgo de variación del tipo de interés se añade el riesgo de fluctuación de la moneda. El empleo de una divisa como el yen o el franco suizo no es solo una referencia para fijar el importe en euros de cada cuota de amortización, de modo que si esa divisa se deprecia, el importe en euros será menor, y si se aprecia, será mayor. El tipo de cambio de la divisa elegida se aplica, además de para el importe en euros de las cuotas periódicas, para fijar el importe en euros del capital pendiente de amortización, de modo que la fluctuación de la divisa supone un recálculo constante del capital prestado. Ello conlleva el enorme ( y desconocido ) riesgo para el contratante de  que si la divisa se ha apreciado frente al euro, el deudor deberá pagar cuotas de mayor importe en euros sino además adeudará un capital en euros aun mayor  que el que le fue entregado al concertar préstamo.

No son pocas las Sentencias de Audiencias Provinciales y del propio Tribunal Supremo las que han declarado la nulidad por vicio en el consentimiento por error del contratante y han modificado el contrato en función del espíritu del contrato de préstamo hipotecario y la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Hipoteca Inversa

Un producto, como otros muchos,  que de por sí no es malo; lo terrible es el  uso, el modo y las condiciones en las que se comercializan las hipotecas inversas  por las entidades financieras.Se conoce con nombres comerciales como «hipoteca inversa», «hipoteca vitalicia», «hipoteca pensión» o «pensión hipotecaria», si bien es determinante advertir de que estamos ante un capital prestado en forma de crédito o préstamo, no de renta o pensión.

¿Qué es una hipoteca inversa?  Se trata de un crédito o préstamo garantizado con una hipoteca que recae sobre la vivienda habitual, u otras viviendas, concedido, de una sola vez o a través de prestaciones periódicas, a una persona que debe ser mayor de una determinada edad, a partir de 65 añoso acreditar un grado de discapacidad igual o superior al 33 %, o dependencia, dependencia severa o gran dependencia, no siendo exigible su devolución hasta el momento de su fallecimiento. Al revés que en una hipoteca normal, la deuda no va disminuyendo con el tiempo, sino aumentando hasta que un tercero —los herederos del inmueble— opta por asumirla como propia, en caso de interesarle mantener la propiedad del inmueble. Sin duda, la edad es un factor determinante para conceder la operación, pues, si se pretende que el préstamo tenga carácter vitalicio, la viabilidad económica de la operación para la entidad está muy relacionada con dicho factor.